ALEJANDRO HASTINGS

Desde su infancia a Alejandro Hastings su madre, que es una pintora abstracta, le inculca visitar museos de arte y le hace apreciar los cuadros desde una perspectiva más profunda, consiguiendo descubrir aquello que tal vez contiene mucho más de lo que uno cree observar.

 

Esta enseñanza Alejandro la lleva siempre que toma fotos, siendo un buen observador que presta atención mayúscula a todo lo que lo rodea. Así, Hastings intenta captar objetos de la naturaleza en sus fotos, que pueden pasar por desapercibidos por la mayoría de las personas y encuentra en la fotografía una gran pasión: contar su historia, su manera de ver al mundo a través de un lente ayudado en todo momento por su fiel compañera, la luz. En palabras de Alejandro: "si uno pone suficiente atención se dará cuenta que lo tenemos todo, simplemente no lo vemos, sea por la tecnología o por cualquier razón, vivimos en una sociedad que se olvida que el arte nos rodea en el día a día". Continúa diciendo que "un simple árbol puede ser no tan simple si lo observamos con detenimiento y nos podemos maravillar de todo lo que nunca vimos de un árbol".

 

En sus fotos busca recordar a las personas, que la naturaleza es especial, que va más allá de lo superficial, que puede llevarnos a otras dimensiones teniendo experiencias que logran ir fuera de lo ordinario. La vida está hecha de pequeños momentos, que nunca más volverán a pasar y son esos pequeños momentos los que a Hastings le gusta capturar

Sin embargo, lejos de proyectarse como artista, concibe sus imágenes como un modo de observar la vida, como su hobbie más apasionante.

Copyright 2017 © Todos los derechos reservados - Arte y Curaduría © - Aviso de Privacidad

Festival Internacional Da Vinci 2020