Copyright 2017 © Todos los derechos reservados - Arte y Curaduría © - Aviso de Privacidad

Festival Internacional Da Vinci 2020

Magda Torres Gurza

Estas pinturas son mucho más que hiperrealismo, son mucho más que una cámara fotográfica; detrás de cada imagen que es develada ante nuestros ojos, hay un ser humano que expresa su cosmovisión a través de una técnica. Observa cuidadosamente y se te revelará un misterio escondido, un sueño perdido entre las tonalidades de luz y color, aquello que es sutil y sublime se resguarda en los pequeños espacios que guarda la realidad. Es ahí cuando a través de una pausada reflexión, se enciende el sendero de la inspiración transformadora, de pronto un elemento nuevo se abre paso en el vacío y devela ante nuestros ojos su mágico encanto.

 

La Ciudad de México vio nacer a Magdalena Torres Gurza. Desde pequeña queda cautivada en la esencia que guarda la pintura, en ese juego de tonalidades y luz reflejadas en los colores, apoyada por su madre pintora, se convierte en una forma de expresar la vida.

 

A causa de un fuerte accidente a los 18 años, que amenazó con la perdida de la visión, decide entregarse de lleno a la labor de pintar. Así inicia sus estudios en el Instituto Regional de Bellas Artes en el que obtiene la Mención Honorífica 1993, mismo año en el que realiza su primera exposición. La búsqueda por perfeccionar su trabajo la impulsa a cursar un diplomado en Historia del Arte y otro en Técnicas y Materiales para las Artes Visuales, así como la carrera de Fotografía. Intenta capturar el instante, los más pequeños detalles, sus estudios de óptica le permiten buscar no sólo en la mirada, sino en el propio ojo para ver cómo ve, para contarnos los secretos que se esconden en lo que siempre vemos, en lo que no observamos por simple y constante pero que de pronto, a través de su pintura nuevamente nos sorprende.

 

Entre 2002 y 2013 recibe múltiples reconocimientos como artista y maestra, por parte de Bellas Artes, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Museo Casa Estudio de David Alfaro Siqueiros.

 

Su labor altruista a través del arte ha dejado huella en niños en situación de calle atendidos en Ministerios de Amor, en donde buscan ofrecerles un mejor futuro. También ha impartido clase en pintores sin manos. Es este mismo espíritu el que la motiva a crear en 2013 el proyecto “Artistas al Cubo”, logrando reunir la participación de más de 550 artistas a nivel nacional e internacional, que a través de la transformación de un simple cubo en una obra de arte, misma que se subastara, en apoyar al tratamiento de niños con enfermedades terminales, como Cáncer y SIDA, atendidos en el Hospital del Niño y Adolescente Morelense. Asimismo en 2013 participa con su arte en el proyecto Encorazona2, en apoyo a niños con deficiencias visuales.

 

Su obra, junto a la de otros artistas, es referencia del Hiperrealismo en la Enciclopedia Libre Internacional Wikipedia